un chute de ilusión

… podemos perseguir nuestros ideales no por una cuestión de diligencia, sino porque cuando se ambicionan hay alegría, y la propia alegría es una fuerza rebelde contra la pesadumbre y la insulsez de la vida diaria. Hacía tiempo que no leía un ensayo político que me dejase tan buen sabor de boca. Es más, ha […]