paseando con la luna

La escena de hoy es una escena digamos un tanto zen. Unos árboles que cambian sus hojas y flores con las estaciones, una vieja radio, una señora bordando, un chófer escuchando, un cementerio, con ella al fondo ante una tumba y él paseando entre tumbas, con el ruido de las pisadas sobre el césped y de fondo de toda la escena, un aria de una ópera checa.

Paseando a Miss Daisy fue una película de Bruce Beresford, del año 1989, que recuperó a una figura legendaria del Séptimo arte, como era Jessica Tandy, ganadora del premio Oscar y el Globo de Oro a la Mejor Actriz por ese papel y catapultó a otro de los grandes, Morgan Freeman, ganador del Globo de Oro por esa película. La cinta resultó también ganadora del premio Oscar a la mejor Película de 1989. El guión cuenta la historia de una viuda judía de Atlanta, con servicio de raza negra y a la que le gusta conducir su propio coche. Después de un accidente, su hijo le pone un chófer, también negro, pero ella se niega a aceptarlo porque pensarán que es demasiado vieja. La relación entre estos dos personajes, los pensamientos de ella, la visión de él y la amistad final entre ambos son los ingredientes de una película que, en su momento, me emocionó.

La música que suena en la escena es la del aria Mesicku na nebi hlubokém (Canción a la luna), de la ópera Rusalka, de Antonín Dvořák. Luego os cuento algo más de esta ópera y del aria en concreto. Antes vamos a ver la escena:

Rusalka es una ópera en tres actos con música de Antonín Dvořák y libreto en checo de Jaroslav Kvapil, estrenada en Praga el 31 de marzo de 1901. El argumento está basado en una leyenda de Moravia. Rusalka, algo así como la duende de los lagos, le pide a una bruja que la transforme en mujer para entregarse al amor de un joven príncipe. El poder de la bruja es relativo y la ninfa se convierte en una princesa, pero muda (vaya bruja se agenció la pobre Rusalka). Se trata de una obra de fantasía, en la cual el elemento dramático apenas existe, centrando la acción en su contenido poético y simbólico. El aria en cuestión es la de Rusalka cantándole a la luna para que le cuente al príncipe el amor que ella siente. Os dejo con Renée Fleming en su preciosa interpretación.

Entre las diferentes grabaciones me quedo con una de 1961, que grabó Zdenek Chalabala dirigiendo a la Orquesta y Coro del Teatro Nacional de Praga para el sello Supraphon.  En esta grabación destaca la apasionada interpretación que Milada Subrtová hizo del personaje de Rusalka.

71fLpNxvs7L._SL1061_

un barbero a ritmo de danza húngara

En 1940 se grabó una película con un mensaje claro contra el fascismo que en ese momento se abría paso en Europa en medio de una guerra que enseguida se iba a convertir en mundial. En esos momentos EEUU todavía no estaba en guerra con Alemania, pero poco faltaba. El genial Charles Chaplin dirigió y protagonizó esta memorable película, la primera del director con diálogos y sonido, titulada El gran dictador y que cuenta con unas cuantas escenas para ser recordadas. Para la posteridad quedan la escena del dictador jugando con el globo terráqueo o el final con un discurso contra las guerras y las dictaduras. Hablando de dictaduras, la cinta estuvo prohibida en el Estado español hasta después de la muerte de Franco, estrenándose en 1976.

ElGranDictador

La escena que quiero señalar en esta entrada es la del barbero judío afeitando a un cliente al ritmo de la Danza húngara nº 5 de Johannes Brahms. El caso es que comienza la escena con una radio desde donde se emite la danza húngara de Brahms y vemos al cliente ya sentado en la silla. Al ritmo de la música el barbero va preparando y afilando la navaja que va a utilizar, enjabona la cara al cliente, le afeita, le da la loción y finalmente le quita el babero y le pone el sombrero para pedirle, finalmente, que le pague. El cliente se muestra al principio extrañado, después asustado y finalmente sorprendido del buen trabajo. Paga y se va rápidamente. Esta es la divertida escena:

Originalmente las 21 danzas de origen húngaro fueron compuestas, entre 1858 a 1869, por Johannes Brahms, para ser interpretadas al piano a cuatro manos y exceptuando las danzas 11, 14 y 16, el resto están tomadas del folclore húngaro. Después, de algunas de ellas, hizo versión para dos manos e incluso de otras, como la 1, la 3 y la 10, hizo versiones para orquesta. ¿Y de la número 5, que es la protagonista de la escena? Pues no, no hizo esa versión. Es más, la versión que suena en la película y que es la que suelen tocar las orquestas, es una orquestación de otro gran compositor, el bohemio Antonín Dvořák. En fin, que la obra es de Brahms y la versión de Dvořák. No pasa nada.

De las interpretaciones existentes voy a proponer dos. Evidentemente una a piano y otra en versión orquestal. La de piano es una contagiosa grabación de Walter Klien y Alfred Brendel, en la versión original a cuatro manos. Es de las primeras grabaciones en estéreo y quizás el sonido no sea el mejor, pero la interpretación es sublime.

MI0001098787

La versión orquestal es la de la Orquesta Sinfónica de Budapest, dirigida por István Bogár, para el sello Naxos, y con una interpretación espontánea, viva y llena de color.

Brahms-Johannes-Istvan-Bogar-Brahms-Hungarian-Dances-Nos.-1-21-Bogár

Me despido con un vídeo de la interpretación a dos manos que hizo, en los Proms de la BBC, en el año 2011, el joven pianista inglés, Benjamin Grosvenor: