71.000 gargantas, un solo grito

Volvemos hacia Iruñea con el sentimiento de que entre todas las personas que hemos acudido a las manifestaciones de Bilbo y Baiona, más las que no han podido estar, somos y seremos capaces de mover esta piedra llamada dispersión. Tras comer en Agurain, precioso pueblo jacobeo, hemos llegado a Bilbo sobre las cuatro pasadas. Un […]