un intenso día normal de fiesta

Despertarte, abrir un ojo, no ha sonado el despertador, media vuelta y volver a cerrarlo hasta que caes en la cuenta que hoy no sonará y tranquilamente vas moviéndote y te levantas. Miras el teléfono y recuerdas que ayer en una hora se te agotó la tarifa de datos sin haber utilizado el puto móvil. […]