esos tics os delatan

Ayer se celebraba el décimo foro de barrio organizado por el Ayuntamiento de Iruñea, una nueva manera de que las vecinas y vecinos de un barrio y el consistorio puedan establecer diálogo, hacer aportaciones y lo más importante, que éstas sean recogidas y en la medida de lo posible atendidas. Nada tiene que ver este instrumento con aquella boutade que se llamó “El alcalde te escucha” y que servía para que el susodicho se pasease por un barrio una vez en cuatro años. En esta ocasión el foro es parte del cometido de las y los concejales de barrio y el resto de la corporación asiste, si quieren y en el número que deseen, incluido el Alcalde Asiron que ha asistido, en calidad de público, a la mayoría de los foros.

_15042326_4ad55e70

La cita era a las 18.30 en el llamado Civivox del Ensanche (en realidad un tercer piso del antiguo colegio Blanca de Navarra, hoy parte de la Escuela de Artes y Oficios) y para esa hora la sala se había quedado muy pequeña. Está claro que este barrio necesita algo más que un tercer piso. Vecinas y vecinos de toda clase y condición, representantes de UPN, con Maya a la cabeza, PSN y Geroa Bai, el Alcalde Asiron y de concejala de barrio Itziar Gómez. El orden del día de estos foros es el que sigue: Una presentación de la técnica de Participación explicando cuál va a ser la metodología, intervención del director de Participación explicando qué es el foro y en qué lugar del plan de Participación se sitúa y después preguntas y aportaciones de los asistentes que la concejala de barrio intenta responder en la medida de lo posible.

Terminado el director su parte, dejó un momento por si alguien tenía dudas del tema de participación, antes de pasar a los temas de barrio… Y por lo visto había gente que quería intervenir. Resulta que las primeras intervenciones fueron para atacar al Ayuntamiento por poner en marcha este tipo de foros, ya que “esto de tantos foros y consejos no son muy útiles y quitan presupuesto para las cosas importantes”. Otra señora dijo que “hasta ahora este Ayuntamiento no le daba confianza porque había dejado hacer una exposición blasfema, habían cambiado el nombre de una plaza sin preguntar a nadie y quitaban el modelo en español de las escuelas para imponernos el euskera”. Vistas las primeras intervenciones está claro, pensé, que estos foros son más que necesario y que el plan de formación en participación es urgente. Después hablaron muchas otras personas agradeciendo el foro ya que “es la primera vez que el Ayuntamiento viene a los barrios a hablar con la gente y a hacernos caso”. Hubo una señora que se quejó del ambiente tenso que habían puesto las primeras personas que hablaron.

Y en esas estábamos cuando cogí la palabra para agradecer al Ayuntamiento la celebración del foro y para decir que yo prefiero esto que no que no me hagan ni caso, como hasta hace un año. Lo dije porque soy vecino de este barrio. Y no, no voy a decir cuántos años llevo viviendo en el barrio, como ese otro que de repente nos contó su genealogía y demás para demostrar su pedigrí del Ensanche. Y parece ser que esto no gustó al portavoz de UPN, Enrique Maya, que, saltándose todas las reglas, intervino para intentar denostarme diciendo que era una falta de ética que yo hablase presentándome como vecino siendo, como soy, el coordinador de EH Bildu. Yo le contesté que era vecino, que vivo en Castillo de Maya y que a ver por qué no podía decir lo que había dicho. Y él, en la línea que caracteriza a esta gente, me hizo un gesto con la mano para que no le molestase. Así son los señoritos. Él, concejal y vecino de otro barrio, se presenta en un foro de barrio y habla (fue la primera vez en diez foros que un concejal hablaba) para intentar que un vecino no lo haga.

adoración-y-alabanza

Mira Enrique, con esa actitud, para mí lamentable y vergonzosa, demostraste totalmente qué te parecen este tipo de foros en donde cualquier vecino y vecina puede hablar de tú a tú con el Ayuntamiento. Esos tics os delatan. Vosotros mantuvisteis las puertas del ayuntamiento cerradas a cal y canto durante los años que gobernasteis. Vosotros hicisteis oídos sordos a cualquier petición de la ciudadanía si ésta no se ajustaba a vuestro pensamiento único. Vosotros perseguisteis a cualquier persona y colectivo, a cualquier movimiento vecinal, popular, político y cultural, que no seguía la senda que vosotros marcabais. Y es que, vosotros, nunca, lo repito, nunca habéis creído en la participación. Me lo dijiste personalmente hace cinco años, a mi y al resto de representantes de Bildu (entonces). Tus palabras textuales fueron: “vosotros tenéis capacidad de moveros, de participar y de trabajar por lo vuestro. A nosotros nos vale con que nuestra gente vote cada cuatro años”. Me dirás que esa reunión no existió. Tu sabes que sí existió y si quieres te digo las personas que estuvimos allí. Enrique, no creéis en la participación porque ese instrumento reparte las responsabilidades, porque de esa forma hay que escuchar, porque es la única manera de que, quién así lo desee, pueda ejercer los derechos que tiene la ciudadanía de una manera diferente a votar cada cuatro años. ¿Es mejor una persona que participa de esta manera que una que se limita a votar cada cuatro años? Es más, ¿es mejor este tipo de personas que alguien que decide conscientemente ni siquiera votar? No Enrique, no. Pero es alguien que merece respeto, el mismo respeto que tu ayer no tuviste conmigo. Para ser un ex-alcalde no hace falta ir de eso por la calle, simplemente con tener respeto por tus vecinas y vecinos es suficiente.

Te vuelvo a decir lo que ayer te dije, porque posiblemente no me escuchaste. Ni tú, ni nadie, va a impedir que las vecinas y vecinos de Iruñea podamos hablar en los marcos dispuestos para ello, seamos estos pescatero, ingeniera de caminos, cuidador de ancianos, desempleada, estudiante o coordinador de EH Bildu.

Por mucho que lo sigáis intentando, por mucho que no os guste escuchar otras voces, por mucho que impulséis que una televisión, ETB, que miles de personas ven aquí, deje de emitir señal por vuestras denuncias y amenazas, por mucho que sigáis haciéndolo, habéis perdido la batallan. Porque, para vuestra desgracia, vamos a seguir hablando, alto y claro.

121120%20NAFLIB%20EXPRS

unas fiestas de y por el pueblo, desde el principio

Iruñea es una ciudad que, en gran parte, mueve sus fichas a través de las emociones. Sus fichas populares y a veces también las políticas. Esto, que no tiene porqué ser malo, en ocasiones nos impide ver el bosque que existe tras el árbol que insistentemente señalamos una y otra vez. El betún de Baltasar no es si no la visualización de un concepto elitista y anticuado de una tradición, la asistencia a la procesión de San Fermín no es más que la cara del debate sobre los límites de los actos religiosos en las instituciones y la colocación de una ikurriña en el Ayuntamiento el día 6 de julio solo es la constatación de una injusticia que excluye parte de los símbolos de nuestra tierra. En este caso, la forma de elegir quién lanza el txupinazo al comienzo de los Sanfermines es el mejor ejemplo de la necesidad de abordar un debate en profundidad sobre el modelo de fiestas que queremos en Iruñea.

chupinazo_17998_1

Hasta ahora, mientras ha gobernado el Régimen, en los últimos 80 años, la forma de comenzar las fiestas ha sido expropiada y sustraída al sentir popular para apropiárselo el propio sistema gobernante. Cuando Juan Etxepare lanzaba esos txupinazos desde la Plaza del Castillo era el propio pueblo quien los lanzaba, no porque esto se hubiese instituido así, si no porque era un ciudadano, trabajador, con el premiso preceptivo, quien, de manera popular y seguramente al principio de forma espontánea, pensó que una buena manera de empezar las fiestas era anunciándolo a base de cohetes. Llegó el 36, llegaron los matarifes y el terror y fusilaron al bueno de Etxepare. Llegó la victoria cunetera de los fascistas e inmediatamente se apropiaron de aquella manera de comenzar las fiestas. Trasladaron aquellos txupinazos populares al Ayuntamiento y decidieron que los lanzaban los cuneteros y conecejales del momento. Es decir, se apropiaron, hurtaron y robaron un acto popular y espontáneo. Con el tiempo incluso decidieron que ese momento servía también para homenajear a sus referencias políticas, como el entonces ministro franquista y fundador del PP, Manuel Fraga Iribarne.

1939ilundaintxupinazo.g

Con la llegada de los Ayuntamientos elegidos mediante sufragio universal se impuso un formato para elegir a la persona que lanzaba el txupinazo. A partir de entonces, de manera no escrita, se acordó que, si bien la potestad era y es del Alcalde, lo lanzase un concejal o concejala de cada partido en orden de representación y mayorías. A mi entender, entonces, no fue una mala decisión. No fue mala decisión porque, tras 40 años de dictadura fascista, era el reflejo de la decisión y la elección de los representantes de la ciudadanía por parte del mismo pueblo mediante votación. Pero con los años aquello se convirtió, gracias al Régimen, en una manera de seguir excluyendo por razones ideológicas y de utilizar el honor como ataque político y partidista. Por eso UPN decidió entonces, como muestra de su talante democrático, excluir sistemáticamente a los representantes de la Izquierda Abertzale, desde Batasuna a ANV y a la posterior coalición abertzale Bildu. Esa exclusión a parte de la ciudadanía era el fiel reflejo de un modelo de ciudad impuesto por el Régimen en el que se creó la ciudadanía de primera y la ciudadanía de segunda.

En 2015, con la llegada del Cambio a la gestión de muchas instituciones, entre ellas el Ayuntamiento de Iruñea, y con un Alcalde de EH Bildu, se decidió, con buen criterio y a pesar de la premura de tiempo, que, de manera excepcional, lo lanzase alguien propuesto por el propio gobierno municipal. Joseba Asiron decidió que no iba a ser él quién lo lanzase, algo que le honra, pues tras años de Régimen si de algo había ganas era de ver a un Alcalde cercano lanzar el cohete. Y además decidió, junto al resto del gobierno municipal, que lo lanzasen, ex aequo, un representante del Orfeón Pamplonés, en su 150 aniversario, y una descendiente de uno de los miembros de la Peña la Veleta, colectivo que inventó la indumentaria blanca de los Sanfermines y que fue particularmente perseguida tras el golpe militar del 36. Y he dicho que fue de manera excepcional porque el 8º punto del Acuerdo Programático firmado por los socios del gobierno municipal (EH Bildu, Geroa Bai, Aranzadi e Izquierda Ezkerra) se señaló que se pondría en marcha un proceso para que la elección de quien lanzase el txupinazo fuese realizado de una manera popular y participativa.

 

Stitched Panorama
Esta fotazo es de Javier San Felipe Larrea

Fórmulas hay muchas, desde luego, pero desde EH Bildu le hemos dado unas cuantas vueltas para que sea algo justo y participativo. No es la única manera, ni mucho menos, pero sí creemos que es la mejor manera en estos momentos. Esto no quiere decir que con el tiempo no se pueda ir cambiando para mejorarla en ese espíritu de que sea algo popular y participativo. La reflexión ha ido en base a diferentes premisas:

  • Tenía que ser un proceso en donde, de una manera u otra, en un momento u otro, la ciudadanía de Iruñea pudiese tomar parte. Y creo que la propuesta es lo más transparente en ese aspecto. Por un lado cualquier persona empadronada en la ciudad puede proponer, mediante el Registro, a la Mesa de los Sanfermines, en donde está representada la sociedad iruindarra con proyección en la organización de las fiestas, la persona o colectivo que crea más conveniente para lanzar el txupinazo. Es decir, cualquiera puede proponer.
  • La Mesa deberá elegir, mediante votación y por mayoría cualificada, de tres a cinco propuestas para elegir quién lanza el cohete. Tras un contraste con las personas y colectivos propuestos se hará pública la lista y se pondrá en marcha un proceso de votación para que la ciudadanía de Iruñea decida quién es la opción elegida. La votación se podrá hacer por medio de Internet, mediante un sistema adecuado y regulador y de manera presencial, un día, en diferentes espacios en todos los barrios. Es decir, cualquier persona podrá votar para elegir al lanzador o lanzadora.
  • Para que la Mesa pueda elegir una terna se hará en base a unas condiciones. No podrán elegirse opciones que sean partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales ni confesiones religiosas. Aparte de esto se asegurará la paridad de género a la hora de elegir a la persona que lo lance. Un año una mujer, otro un hombre.
  • Quien ostente la Alcaldía, como potestad suya que es, ratificará la decisión del pueblo. Como no puede ser de otra manera.

Es, para nosotras y nosotros, el mejor sistema en estos momentos, con una Mesa de transición y con un debate sobre el modelo festivo todavía por hacer. Más allá de que se pueda ir mejorando, creemos que es una propuesta que contará con el respaldo del gobierno municipal del cambio, con la mayoría social y que tiene muy pocos argumentos razonables a su contra para no asumirla. A no ser que, como el Régimen, se piense que el txupinazo debe seguir siendo un privilegio de unos pocos que, en su día, sustrajeron el acto al propio pueblo.

una reflexión sobre la participación ciudadana

Iruñea es esa ciudad donde tenemos una facilidad extraordinaria en pasar del blanco al negro en cuestión de segundos, sin ser conscientes de que en ese camino hay estaciones intermedias de las cuales aprender y sacar provecho. Una ciudad en donde hemos pasado de la imposibilidad manifiesta de poder participar, en la calle y en las instituciones, en la vida social y en los propios debates que, desde diferentes marcos, se iban dando, a la apertura del propio ayuntamiento a la ciudadanía y a la devolución del protagonismo sustraído por el Régimen a esa ciudadanía. Y esto no son solo palabras, ya que, desde el inicio, esta ha sido la base que ha guiado a las cuatro fuerzas que firmaron el acuerdo programático que posibilitó el cambio en Iruñea.

manos3_2

Dicho esto, de manera preliminar, creo totalmente necesario abordar algunos de los elementos que son parte de esta nueva manera de hacer las cosas ya que, como todo, es necesario un debate ordenado para abordar la estrategia del cambio para llevar adelante el nuevo modelo de ciudad que quiere la mayoría social y política de Iruñea. Si este debate no se realiza, en base a unos objetivos comunes, caeremos en el inasumible error de poner en marcha debates aislados dependiendo de las necesidades temporales y particulares de quien inicia el debate. Debates, por otro lado, que no serán un ingrediente del interés común, o por lo menos no de manera global. De la misma manera que la perspectiva de ciudad y la altura de miras marcaron el acuerdo de esa mayoría social y política, es necesario que, en estos momentos en los que hemos comenzado este apasionante recorrido, seamos conscientes de los objetivos comunes y el papel que cada cual, de manera protagonista, tiene y tenemos en esta película, siempre desde la lealtad al acuerdo común.

A cinco meses del inicio de este nuevo tiempo del cambio en Iruñea, la participación, quizás, ha sido el concepto que más se ha utilizado, como símbolo del propio cambio y como ejemplo práctico de las aspiraciones de la mayoría de la ciudadanía. Por otro lado, es también el tótem sobre el que, fácilmente, se puede apoyar la argumentación para defender diferentes posiciones y opiniones, incluso contrarias, ante temáticas diversas y concretas. De hecho es un comodín que el Régimen, de manera esperpéntica, no ha dudado en utilizar cuando le ha convenido, si es que con ello ha creído poder minar la acción política del propio cambio.

Se puede decir, sin temor a equivocarse, que la participación, como tal, no ha existido en el Ayuntamiento de Iruñea, o si ha habido algún proceso que enarbolase este concepto, era de una manera descafeinada y con debates de poca entidad o sin importancia. El Régimen pretendió hacernos creer que participación ciudadana es elegir el cartel de los Sanfermines mediante una encuesta telemática, mientras negaba la mayor, que no era y no es otra que decidir, entre ciudadanía e institución, el modelo de fiestas que queremos para esta ciudad. Se puede decir que esta ciudad es novata en estas lides de la participación y es una irresponsabilidad pretender asumir este instrumento sin ningún tipo de proceso formativo e intentando pasar, de la nada al todo, de un día para otro. Cada proceso tiene su ritmo, esto no es ningún descubrimiento, y en este caso el proceso de la participación ciudadana tiene su propio ritmo, que pasa por la formación de la ciudadanía en el concepto mismo de participación. Si no entendemos esto no estamos entendiendo nada. ¿Quiere decir esto que no se pueden poner en marcha dinámicas participativas en esta ciudad hasta que la mayoría ciudadana sea experta en el tema? No, evidentemente, no. Pero tampoco podemos dejarnos arrastrar fácilmente por la demagogia, con el peligro que ello supone.

batzarra

De la misma manera tampoco se puede pretender que participación es vaciar de contenido las responsabilidades de quienes están en el gobierno municipal, desde el alcalde a las y los concejales delegados, pasando por las y los concejales que apoyan dicho gobierno. Cada cual tiene su responsabilidad y tiene que ejercerla desde la lealtad a un acuerdo firmado hace cinco meses. No hay otra. Si esto no fuese así se estaría, de manera totalmente irresponsable, haciendo dejación de las responsabilidades adquiridas tras haber resultado elegidos y elegidas.

El primer paso en la formación es la información y la comunicación. En una ciudad donde la máxima institución ha estado guiada por la opacidad y la imposibilidad de acceder a la información, el hecho de poder obtener la información, de manera transparente, es toda una novedad y un cambio que facilitará, sin duda alguna, el camino en la construcción del nuevo modelo de Iruñea. Esa información previa y esa comunicación directa es algo que está presente en el día a día del Ayuntamiento y de la agenda del Alcalde, que se ha reunido con los colectivos y personas que así lo han requerido, pese a que a algunos esto no les guste. Hay algunos que todavía tienen muchos dejes de la pasada época, cuya base fue el de la bunquerización de la institución y el uso de la misma como chiringuito particular.

En cuanto a los siguientes pasos hay que empezar a darlos con inteligencia, planificación y perspectiva. No es cuestión de esperar a un mejor momento o de ralentizar el ritmo, si no de dar pasos que se vayan asentando y vayan dejando la huella necesaria para que esta ciudad se vaya reconstruyendo en base al auzolan y la participación de las vecinas y vecinos. De la misma manera, al abrir el melón de la participación, hay que hacerlo con la seguridad de respetar este derecho y este instrumento y la preocupación de que pueda ser utilizado en igualdad de condiciones por la ciudadanía y agentes sociales de la ciudad. Por toda ella, no solo por un sector o unos colectivos afortunados. Y para ello es imprescindible interiorizar los múltiples mecanismos de participación con pedagogía. Con mucha pedagogía.

Artículo basado en la colaboración para el programa La Escotilla, de Eguzki Irratia, del 4 de noviembre de 2015.

los “regeneradores”

Estamos ya metidos de lleno en la precampaña para las elecciones municipales y forales, y la ilusión porque este mayo va a posibilitar el cambio en Nafarroa e Iruñea no nos salva que estos días tengamos que asistir a postureos, cuanto menos hipócritas, en algunos casos. Estamos ya en este tiempo en el que, un día sí y otro también, te levantas con las promesas de unos y otros, incluso con supuestas nuevas visiones que nos van a salvar a todas y todos del abismo. Como si ese abismo no tuviese unos responsables y como si no hubiese habido hasta ahora nadie que intentase construir puentes con el que saltarlo.

Resulta cuanto menos hiriente escuchar a candidatos del PSN hablar de medidas contra la pobreza en Iruñea y Nafarroa cuando ese partido ha sido responsable, en igual medida que UPN, de la situación a la que gran parte de la sociedad navarra e iruindarra se ha visto abocada. Igualmente me produce rechazo oírles proponer grandes medidas de regeneración democrática, le llaman, cuando la mejor propuesta que podrían hacer es la de irse y dejar a otros y otras levantar las ruinas que han dejado. Y resulta que ahora eso no se puede casi ni decir, porque no es políticamente correcto decirlo, porque vivimos en un mundo con un Sistema hipócrita en el que un día te dices republicano y al otro haces reverencia a un nuevo monarca, en el que un día te levantas defensor acérrimo de la laicidad y al otro te pones un traje para asistir a la inauguración de un museo opusiano. Pero es lo que tiene se parte del Régimen, de esa troika foral que ha ahondado en el abismo. Y mientras tanto, los dos periódicos más vendidos de Nafarroa omiten, conscientemente, la negativa de esos autoproclamados regeneradores democráticos del PSN a debatir siquiera una moción contra la tortura. Así, tal cual. El pasado jueves el PSN, junto a UPN y PP (esto no es novedad porque lo han hecho toda la legislatura), votaron en contra de, ni siquiera, debatir una moción de EH Bildu en donde se pedía, ni más ni menos, el reconocimiento y reparación para todas las personas que han sufrido torturas en este País, que han sido muchas. Pero no tendría por qué sorprendernos, pues ellos fueron quienes crearon el GAL, quienes condecoraron a Galindo y quienes ilegalizaron partidos. Ellos son el Sistema podrido que ha permitido que la tortura sea práctica habitual y regular en las comisarías, no solo de Euskal Herria, si no de todo el Estado.

08-05-19tortura

Y en esta carrera hasta mayo resulta asqueroso escuchar un día a un desaparecido candidato de UPN anunciar oposiciones para plazas de Educación y al día siguiente escuchar al falso beato de Tafalla y consejero del ramo desmentir lo dicho por su compañero. Y en esas 24 horas, como es lógico, miles de personas trabajadoras de la enseñanza pendientes de la convocatoria de esas oposiciones y empezando a hacer planes, a crear ilusiones y a planificar los meses venideros. Eso es jugar con las personas, algo que llevan haciendo toda la vida. Porque esta gente se ha dedicado siempre a manejar las fichas del ajedrez, sin darse cuenta que había muchos peones y que esos peones pueden poner en jaque a todo el tablero.

Y asistimos a la entrada en este panorama de formaciones que dicen que pueden, que van a regenerar todo esto desde abajo, que traen nuevas formas y que son aire fresco y solo se me ocurre darles la bienvenida porque necesitamos a mucha más gente de la que hemos estado hasta ahora para cambiar este panorama. Afortunadamente esto no es nuevo en Nafarroa e Iruñea donde muchas personas han invertido su vida en un auzolan que ha construido la base de lo que ahora intentamos levantar. Ese nuevo modelo de sociedad es un hecho desde hace mucho tiempo. Los barrios, los colectivos y movimientos han ido creando un modelo de ciudad que muy pocas veces tenía que ver con lo que se cocía en los despachos de palacios y ayuntamientos, pero que ha puesto los cimientos para su construcción y ahora ha llegado el momento de que el ayuntamiento sea también parte de esa construcción de la nueva Iruñea.

haize-berriak

Ayer EH Bildu de Iruñea presentaba el proyecto Haize berriak, nuevos aires que necesita ese ayuntamiento para que sea agente activo en ese auzolan comunitario para quitar el gris de UPN. Son nuevos aires, porque, sin duda, el Ayuntamiento de Iruñea necesita urgentemente que esas medidas de transparencia, honradez, participación y compromiso sean su hoja de ruta en cualquier actuación que emprenda. Pero es que eso no es nada nuevo para la formación abertzale y de izquierda y las personas que la componen, pues no hay un solo ayuntamiento gobernado por EH Bildu en donde se hayan dado episodios de corrupción, clientelismo y privilegios. Y esto, que no debería ser algo especial, sorprende en este momento en el que hasta los de las tarjetas black se autoproclaman regeneradores de democracias. Es bueno repasar la hemeroteca para leer cómo, hace casi cuatro años, desde el primer pleno del mandato que ahora termina, hubo quien rechazó dietas injustas que el resto decidieron cobrar.

Haize berriak, nuevos aires que llevan tiempo recorriendo las calles de esta ciudad y que, ahora sí, entrarán de golpe en el ayuntamiento iruindarra dejando las puertas y ventanas abiertas de par en par, para ventilar todo el aire irrespirable que casi ahoga a esta ciudad y que han dejado quienes, ahora, se autoproclaman regeneradores democráticos desde sus despachos oscuros y viciados.

Entrada en base a la colaboración en el programa de Eguzki Irratia, La escotilla, de hoy miércoles 11 de febrero de 2015.

¿por qué voy a votar a EH Bildu el 25 de mayo?

Esta Europa nos queda lejos.
A mi Europa lo único que me aporta es recortes, mayores impuestos y desigualdades.
Esa es la Europa del BCE, la del FMI y la de los comisarios europeos.
Bastante tenemos en casa como para tener que pensar en Europa.

Y así unas cuantas. Estas legítimas reflexiones las he escuchado varias veces durante estos días. Y en cierta medida tienen razón quienes así se expresan. Tienen razón en que eso es lo que hay. Y lo que seguirá habiendo si les dejamos a los estados, a los bancos y a la Troika todo el espacio para que sigan haciendo lo que quieran. Ni más, ni menos.

bozkatu ehbildu

Yo este domingo voy a votar y mi voto va a ser un voto militante. Estoy de acuerdo con todas esas personas que ven a esta Europa del capital y los recortes lejos, lejos de nuestros planteamientos y de nuestro modelo de justicia social. Pero el domingo tenemos una buena oportunidad para seguir trabajando por esa otra Europa en donde las personas seamos el motor.

Y por eso voy a ir a votar, evidentemente, a una candidatura formada e integrada por personas trabajadoras y no por representantes de la Troika, estados y bancos. Mi voto va a ser a EH Bildu – Herriek erabaki, porque tengo la seguridad que, junto a otros grupos de izquierda, van a ser quienes luchen por una Europa en donde lo que se recorte sean las desigualdades, tanto dentro de Europa, como con el resto del planeta, en especial con esa parte del mundo que estamos dejando en la miseria y que cada día se hace más visible también en nuestras calles.

Y voy a votar a EH Bildu porque estoy más que harto de que decidan las marionetas de la Troika cosas que después nos inciden directamente en nuestros derechos, en nuestros bolsillos, en nuestra educación, en sanidad o en vivienda. Si casi el 80% de las actuaciones de gobierno (el estatal, el de Nafarroa o el de Iruñea) están supeditadas a decisiones que se toman en Estrasburgo, ni quiero, ni puedo, ni debo, quedarme en casa como si la cosa no fuese conmigo. Hemos tenido momentos en que la abstención ha sido un elemento más en la lucha de este Pueblo, pero no es el momento actual. Quedarse en casa el 25 de mayo significa, ni más, ni menos, votar a favor de las marionestas de la Troika, votar a favor de que sigan chupándonos el bolsillo de las y los currelas, votar a favor del Régimen que nos secuestra la decisión en Nafarroa y votar a favor de quien nos impide el protagonismo a las y los iruindarras.

El voto a EH Bildu tiene que ser un voto militante, un voto consecuente y un voto coherente.

Yo quiero una Europa que derrumbe los muros de la insolidaridad y de la injusticia, una Europa cuyo destino no lo marquen los banqueros, una Europa que construya su presente y su futuro con la lucha de millones de personas cuya naturaleza trabajadora les une más que cualquier otra cosa.

BngtFpECYAAWZVq.pnglarge

En los tiempos de esta crisis económica, financiera, estructural y social que afecta a gran parte del mundo, especialmente a Europa, es necesario que los análisis y reflexiones de las organizaciones de izquierda confluyan en la acción conjunta de cara a hacer frente a quien, de manera global y a nivel europeo, recorta día a día los derechos sociales, laborales y económicos que tenemos de manera individual, como personas, y de forma colectiva, como Pueblos. Nos están machacando todos los días y ante esa agresión es necesario implementar diferentes dinámicas de respuesta, resistencia y construcción y para mi estar en el Parlamento Europeo nos va a facilitar este trabajo en común y va a ayudar a diseñar la estrategia que como trabajadoras y trabajadores tenemos que llevar adelante para construir el nuevo modelo europeo, ese modelo que respetando las decisiones colectivas de los pequeños Pueblos trabaje en favor de la solidaridad entre los mismos y con otros Pueblos de fuera de Europa. La respuesta tiene que darse desde los barrios y pueblos, claro que sí, pero también se debe y puede dar a través del trabajo conjunto y la intersolidaridad entre la clase trabajadora. Y por eso votaré EH Bildu, para construir la Europa social y de los Pueblos.

En el camino emprendido por la mayoría social y política vasca son muchos los pasos que tenemos que dar, la mayoría de ellos por decisión unilateral y los más importantes, sin duda, en la calle y con la ciudadanía como protagonista. Tenemos que fortalecer las dinámicas que van surgiendo en Euskal Herria a favor de la resolución del conflicto político, de sus consecuencias y en favor del derecho a decidir. Nuestras calles tienen que ser el escenario donde se desarrollen esas dinámicas. Pero a nadie se le escapa que, en estos momentos, las relaciones con agentes internacionales juegan un papel muy importante y es por eso que la presencia de EH Bildu en el Parlamento europeo nos ofrecería grandes posibilidades para trabajar esas relaciones. Relaciones en el marco político de izquierdas europeo, relaciones con diferentes organizaciones internacionales y también, aunque sea solo por la posibilidad de ofrecer otra visión diferente, con los estados miembro de la Unión Europea. Las dinámicas populares tienen que ir acompañadas de otras actuaciones a otros niveles y el marco europeo es otro de los escenarios imprescindibles para avanzar en este sentido.

Por otro lado, en estos próximos años, el Derecho a Decidir va a marcar en gran medida la agenda europea y tiene que formar parte de ese nuevo modelo de la Europa de los Pueblos que queremos construir entre todas y todos. En 2014 será el turno de Escocia, le seguirá Catalunya y en ese camino Bretaña y Euskal Herria nos encontraremos más pronto que tarde. Por eso nuestra labor es tan importante y no podemos dejar pasar la oportunidad de ser agentes protagonistas en el escenario europeo.

La voz y la lucha de Euskal Herria tiene que ser escuchada también a nivel internacional y nuestras dinámicas de barrios y pueblos y de miles y miles de personas a favor de la resolución del conflicto político, de sus causas y de sus consecuencias tiene que formar parte de la agenda europea y por eso la presencia de EH Bildu es tan importante.

El 25 de mayo tiene que ser un golpe en todos los morros al Régimen que ha hecho de Nafarroa su cortijo y un golpe encima de la mesa de quienes creemos que es hora de un cambio profundo y desde las bases de cara a democratizar y regenerar la política y las instituciones. El 25 de mayo votaré con el convencimiento de que es un voto que hace daño, mucho daño, a Barcina, a UPN-PSN, a la CEN, a los sindicatos vendidos, al Diario de Navarra, a Maya y al ejército América 66. Por eso votaré con una gran sonrisa en mi cara, porque mi voto les dolerá en lo más profundo de su política cortijera y chiringuitera.

regimen

Con un voto a favor de EH Bildu estaremos apoyando y reforzando el camino que nos queda por recorrer hasta mayo de 2015, un camino que puede ser diferente según el resultado que obtengamos en las elecciones al Parlamento de Estrasburgo. ¿Y Por qué? Simplemente porque la ilusión que un buen resultado traería a gran parte de la ciudadanía navarra sería un auténtico revulsivo y empuje al compromiso que todas y todos tenemos para conseguir que el Régimen español prensuntamente democrático impuesto en Nafarroa hace casi 40 años caiga de una vez por todas y acabemos con el chiringuito, el amiguismo, los sobres, la corrupción. Es hora de que en Nafarroa deje de decidir Madrid, es hora de que decidamos las y los navarros. Es hora de que en Iruñea seamos protagonistas las y los iruindarras.

No nos podemos quedar en casa. Es imprescindible votar el 25 de mayo y votar por la única opción que me va a defender a mi como trabajador, como navarro y como ciudadano que quiere una Iruñea diferente. Y el día 26, con ilusión, seguiremos debatiendo, analizando y actuando, sobre todo actuando para que Nafarroa sea un espacio de solidaridad, justicia social y decisión.