no leas, no pienses

Fue gracias al último vídeo de Deborahlibros, por la que me enteré que el gobierno del PP ha decidido eliminar la asignatura de Literatura universal del plan de estudios obligatorio de Bachillerato. Y la verdad es que no me lo podía creer. ¿Cómo van a quitar Literatura del plan de estudios de Bachillerato? ¿Ya no se va a enseñar la cultura escrita a través de los siglos y que ha sido testigo, altavoz y cronista de la Historia? Pues no. Rajoy y su gobierno han decidido que eso es prescindible. Ya lo dijo el ex ministro Wert hace unos meses: “los alumnos tienen que aprender asignaturas que les capaciten para el mercado laboral”.

En su momento quitaron la Música como asignatura, sin darse cuenta que la música mejora el vocabulario, ayuda a concentrarse, potencia el desarrollo cognitivo y libera los sentimientos. Hay una íntima relación entre la especie humana y la música que nos hace personas. Quitaron también la filosofía, esto es, el estudio y la capacitación para abordar reflexiones sobre problemas fundamentales en cuestiones como la existencia, la belleza, el conocimiento, la verdad o el ser. Y ahora quitan la literatura. ¿Qué es lo que persiguen desde el gobierno del PP?

El gobierno del PP es un títere del capital cuyo único objetivo en cuanto a la educación es crear peones que sirvan al desarrollo del mismo capital. Para eso hay que capacitarlos en el desarrollo de aspectos técnicos y manuales, pero no mentales. España es cada vez más un país de chichinabo que expide títulos, en vez de saber, que valora exclusivamente cumplir un currículum, en vez de en desarrollar la curiosidad y el afán de conocimiento y que, sobre todo, dificulta y en gran medida impide el desarrollo y la autonomía para pensar. Mientras tanto se hunde en el fango de la corrupción instalada en todos y cada uno de los estamentos que hacen el país.

El aprendizaje de la literatura es básico para desarrollar la lectura crítica que es, a su vez, uno de los elementos principales para el progreso del pensamiento. Sin saber y conocer la literatura universal, las personas tendrán menos capacidades para leer de manera crítica y contrastada, con lo que el pensamiento individual y colectivo será cada vez más limitado y sujeto a un pensamiento mayoritario, si no único. De ahí a seguir votando a un partido asentado en la corrupción, como es el PP, no hay más que un pequeño paso. Ellos no quieren que leamos. No quieren que pensemos. Quieren pensar por nosotras y nosotros. Nos quieren pensar. Así de simple.

El cementerio de libros perdidos

Pero en esto, como en otras cuestiones, podemos ser rebeldes simplemente leyendo literatura. Y la literatura amigas, amigos, es como todo. Necesita su práctica y su camino. Si no estás acostumbrado a leer no empieces con el Ulises de Joyce. Pero empieza con algo, que hay mucho y bueno donde empezar. Y para ello vete a las librerías de Iruñea, esas que tienen libreros y libreras. Ni se te ocurra irte a un centro comercial. Y coges al librero, que se llaman así porque saben de libros, y le pides un libro para empezar a leer y fliparás en colores con las chuladas que te van a aconsejar. Y el gusanillo irá entrando, poco a poco, piskanaka-piskanaka que decimos por aquí, y de repente te encontrarás leyendo cada vez más, viendo menos basura en la caja tonta y pensando de manera autónoma. Hoy domingo es el Día del Libro. En Iruñea lo celebraremos, así lo han querido las y los libreros, el lunes en los puestos de Carlos III. Date el gusto, pregúntales, déjate aconsejar y cómprate un libro. Si no tienes pasta, vete a la biblioteca y pilla uno. Y después, por la tarde, siéntate en el sofá y comienza la aventura de leer, la aventura de pensar.


Los sinvergüenzas del Ministerio español de Educación, Cultura y Deporte también celebran, en una suerte de broma macabra, el Día del Libro. Este año, para más cachondeo, lo han titulado Leer ¿o qué? La solución es fácil. Leer o pensamiento único. Leer o PP.

libertad

Hoy, 14 de abril de 2016, día en el que algunas personas celebran su República, día en el que otras celebramos también aquella República, esa idea llena de democracia, con el convencimiento de que algún día también nosotras y nosotros podremos celebrar nuestro Errepublikaren Eguna, este día, por fin, tras décadas de vergüenza y escarnio, una plaza de Iruñea ha dejado de llevar el nombre de un ministro franquista. Hoy la plaza Conde de Rodezno ha pasado a denominarse Plaza de la Libertad-Askatasunaren Enparantza.

51524Yqq3DL._SX340_BO1,204,203,200_

Han sido años de reivindicación popular, de trabajo comprometido desde algunos grupos memorialistas y de dinámicas políticas para que esta plaza cambiase de nombre. Muchos años también de férrea oposición de UPN y PP, que se negaron, hasta que no han tenido más remedio, a quitar el nombre de ese ministro franquista. Llegaron, incluso, a falsear una sentencia judicial, con triquiñuelas, diciendo que era el nombre de un condado, en este caso enraizado en Cáceres. Todos sus movimientos fueron exclusivamente para evitar quitar el nombre de un señor que fue el primer ministro de “Justicia” y cuya mano firmó la sentencia de muerte de miles de personas. Fue uno de los 35 imputados por crímenes contra la humanidad del auto del 16 de octubre de 2008, del Juzgado Central de Instrucción nº 5 de la Audiencia Nacional, contra varios dirigentes de los primeros años del franquismo. A UPN no le importó en absoluto. De ninguna manera quiso retirar el homenaje que le hicieron y le hacían ostentando el nombre de una plaza de Iruñea.

Tuvo que llegar el gobierno municipal del cambio, presidido por Joseba Asiron, para que ese personaje franquista, defendido hasta la saciedad por UPN, dejase de poner nombre a la plaza iruindarra. Más allá de la propuesta inicial, finalmente, en Pleno, se decidió que fuese  Libertad el nombre para esa plaza. Libertad. Askatasuna. No es solo un nombre, sin más. Es un concepto, un valor, al que hay que dotarle de contenido todos los días. No un contenido vacío, si no un contenido real. Libertad individual y colectiva. Libertad para las personas, para ejercer sus derechos, para reivindicar nuestros sueños y para luchar por nuestros valores. Libertad para elegir nuestro camino, nuestro presente y nuestro futuro, para ejercer la memoria tantas veces ninguneada. Libertad para sonreír en la construcción de un modelo social solidario, justo e igualitario. Libertad para llorar nuestros fracasos, nuestra historia y nuestras cunetas. Libertad para creer en la esperanza, la lucha y el compromiso. Libertad. Askatasuna.

El acto ha comenzado a las 10.30, con presencia de todos los grupos municipales. Los de UPN, en cierto sentido, obligados a estar en el acto, se han situado detrás del todo, escondiendo sus vergüenzas y su amargura. Han perdido. Ha ganado el pueblo. La libertad desde hoy extiende su significado en toda la plaza y de ahí a toda la ciudad. Queda mucho por hacer. Queda mucho para que la Libertad extienda del todo sus alas. Sigue presente un edificio monumento a la barbarie fascista. Siguen los cuerpos asesinos en la cripta. Sigue la amargura de quienes han visto cómo, irremediablemente, a pesar de haberlo obstaculado constantemente, el nombre de quien representaba aquel modelo social que mantuvieron durante décadas ha sido borrado de nuestra ciudad. Queda la amargura de algún diputado de UPN que intenta tapar su incompetencia en Madrid, insultando al Alcalde, y por lo tanto a toda la ciudad, a través de las redes sociales. Es lo único que les queda.

Para el resto, para la ciudad, para nuestra historia, queda la Memoria. Queda la Justicia. Queda la Libertad.

Postdata. Mientras tanto, la portavoz de ese partido que gobernó 8 años en Iruñea con Balduz, otros 4 en un gobierno de Chorraut, ese partido que dio la alcaldía a Barcina y que apoyó y sostuvo gobiernos forales de los hijos políticos del Conde de Rodezno, la señora Esporrín, del PSN, imagino que en otro episodio de frustración particular, se dedica al me pico y no respiro a través de las redes sociales. Estos son otros que no pueden aguantar que haya sido un alcalde de EH Bildu, un alcalde un gobierno del cambio, quien haya quitado el nombre del ministro fascista.

abrir fronteras, abrir los ojos

Pobre Europa, tan llena de podredumbre, tan abandonada y tan desmemoriada. Esos Estados europeos que hoy cierran fronteras y que no hubiesen podido existir si no hubiese sido gracias a las corrientes migratorias. Esos gobiernos europeos que hoy abandonan en el erial más farragoso a miles de personas en el desastre humanitario más terrible de las últimas décadas. Hasta hace unos meses a estos países les bastaba con volver la cabeza para no ver las barbaridades de los campos de refugiados en Palestina, en Sahara o en Nigeria, pero ahora, en su propia casa, en nuestra propia casa, no pueden hacerlo, así que su única solución es cerrar las fronteras a cal y canto.

Fotografía de Reuters

Estos días una opinión recorre las redes sociales pidiendo la retirada de la bandera europea como muestra de protesta y en desacuerdo con las decisiones que se están tomando en las instituciones europeas. Como medida de protesta e imagen de la misma puede estar bien, pero mucho me temo que la respuesta tendrá que ser algo más profunda que una acción efectista. Corremos el riesgo de quedarnos en la política de las demagogias y el populismo, sin siquiera habernos asomado al fondo de la cuestión. Podemos retirar todas las banderas europeas sin que esta política criminal e inhumana se mueva un ápice. Y el día que abran las fronteras, de manera ordenada, a cuenta gotas, me imagino que volveremos a ponerla, sin darnos cuenta que el problema sigue estando presente en toda su dimensión. Porque yo no estoy de acuerdo con este modelo político que nos han impuesto en Europa, un modelo al servicio de las multinacionales, la banca, los intereses económicos, en definitiva, del capital.

Somos la ciudadanía europea la que tenemos que salir a la calle para hacer de esta vieja Europa un lugar donde los intereses humanos, los derechos de las personas sean la base de un modelo solidario, enriquecedor y defensor de la cultura, el pensamiento, las oportunidades, la igualdad, la decisión y la libertad. Hasta que no seamos capaces de ver eso no podremos hacer más que protestar, de manera muy visible si queremos, pero nada más que eso, pataletas. Si la historia de Europa está plagada de mujeres y hombres que creyeron en la libertad humana, ¿por qué ahora no somos siquiera capaces de ver que la solución puede estar en nuestras manos? ¿Por qué seguimos enfadándonos sin hacer nada?

HUNGARY-EUROPE-SYRIA-AFGHANISTAN-MIGRANTS
Foto de AFP / Ferenc Isza

En toda esta situación hay responsabilidades. Algunas son muy directas. Las políticas criminales de los Estados europeos son la causa principal de este desastre. Y esas políticas pueden llevarse adelante porque ha habido personas, vecinas y vecinos nuestros, que han depositado su confianza en partidos cuyo modelo es la actual Europa. Aquí, en nuestra casa, PP, UPN y PSN-PSOE, tienen responsabilidad directa en todo esto. Pero no nos engañemos, nuestra incapacidad para construir otro modelo es otra de las causas. Y en esto creo que es totalmente necesario hacer una autocrítica desde la izquierda europea. Nos arrasaron. Nos han engullido. Tímidamente hemos empezado a levantar la cabeza. Hagámoslo con decisión, organicémonos, construyamos la nueva Europa, la Europa de los pueblos, la Europa de las personas, de todas ellas, independientemente de su lugar de nacimiento. Es hora de abrir las fronteras, pero para hacerlo, necesitamos abrir los ojos.

unas fiestas de y por el pueblo, desde el principio

Iruñea es una ciudad que, en gran parte, mueve sus fichas a través de las emociones. Sus fichas populares y a veces también las políticas. Esto, que no tiene porqué ser malo, en ocasiones nos impide ver el bosque que existe tras el árbol que insistentemente señalamos una y otra vez. El betún de Baltasar no es si no la visualización de un concepto elitista y anticuado de una tradición, la asistencia a la procesión de San Fermín no es más que la cara del debate sobre los límites de los actos religiosos en las instituciones y la colocación de una ikurriña en el Ayuntamiento el día 6 de julio solo es la constatación de una injusticia que excluye parte de los símbolos de nuestra tierra. En este caso, la forma de elegir quién lanza el txupinazo al comienzo de los Sanfermines es el mejor ejemplo de la necesidad de abordar un debate en profundidad sobre el modelo de fiestas que queremos en Iruñea.

chupinazo_17998_1

Hasta ahora, mientras ha gobernado el Régimen, en los últimos 80 años, la forma de comenzar las fiestas ha sido expropiada y sustraída al sentir popular para apropiárselo el propio sistema gobernante. Cuando Juan Etxepare lanzaba esos txupinazos desde la Plaza del Castillo era el propio pueblo quien los lanzaba, no porque esto se hubiese instituido así, si no porque era un ciudadano, trabajador, con el premiso preceptivo, quien, de manera popular y seguramente al principio de forma espontánea, pensó que una buena manera de empezar las fiestas era anunciándolo a base de cohetes. Llegó el 36, llegaron los matarifes y el terror y fusilaron al bueno de Etxepare. Llegó la victoria cunetera de los fascistas e inmediatamente se apropiaron de aquella manera de comenzar las fiestas. Trasladaron aquellos txupinazos populares al Ayuntamiento y decidieron que los lanzaban los cuneteros y conecejales del momento. Es decir, se apropiaron, hurtaron y robaron un acto popular y espontáneo. Con el tiempo incluso decidieron que ese momento servía también para homenajear a sus referencias políticas, como el entonces ministro franquista y fundador del PP, Manuel Fraga Iribarne.

1939ilundaintxupinazo.g

Con la llegada de los Ayuntamientos elegidos mediante sufragio universal se impuso un formato para elegir a la persona que lanzaba el txupinazo. A partir de entonces, de manera no escrita, se acordó que, si bien la potestad era y es del Alcalde, lo lanzase un concejal o concejala de cada partido en orden de representación y mayorías. A mi entender, entonces, no fue una mala decisión. No fue mala decisión porque, tras 40 años de dictadura fascista, era el reflejo de la decisión y la elección de los representantes de la ciudadanía por parte del mismo pueblo mediante votación. Pero con los años aquello se convirtió, gracias al Régimen, en una manera de seguir excluyendo por razones ideológicas y de utilizar el honor como ataque político y partidista. Por eso UPN decidió entonces, como muestra de su talante democrático, excluir sistemáticamente a los representantes de la Izquierda Abertzale, desde Batasuna a ANV y a la posterior coalición abertzale Bildu. Esa exclusión a parte de la ciudadanía era el fiel reflejo de un modelo de ciudad impuesto por el Régimen en el que se creó la ciudadanía de primera y la ciudadanía de segunda.

En 2015, con la llegada del Cambio a la gestión de muchas instituciones, entre ellas el Ayuntamiento de Iruñea, y con un Alcalde de EH Bildu, se decidió, con buen criterio y a pesar de la premura de tiempo, que, de manera excepcional, lo lanzase alguien propuesto por el propio gobierno municipal. Joseba Asiron decidió que no iba a ser él quién lo lanzase, algo que le honra, pues tras años de Régimen si de algo había ganas era de ver a un Alcalde cercano lanzar el cohete. Y además decidió, junto al resto del gobierno municipal, que lo lanzasen, ex aequo, un representante del Orfeón Pamplonés, en su 150 aniversario, y una descendiente de uno de los miembros de la Peña la Veleta, colectivo que inventó la indumentaria blanca de los Sanfermines y que fue particularmente perseguida tras el golpe militar del 36. Y he dicho que fue de manera excepcional porque el 8º punto del Acuerdo Programático firmado por los socios del gobierno municipal (EH Bildu, Geroa Bai, Aranzadi e Izquierda Ezkerra) se señaló que se pondría en marcha un proceso para que la elección de quien lanzase el txupinazo fuese realizado de una manera popular y participativa.

 

Stitched Panorama
Esta fotazo es de Javier San Felipe Larrea

Fórmulas hay muchas, desde luego, pero desde EH Bildu le hemos dado unas cuantas vueltas para que sea algo justo y participativo. No es la única manera, ni mucho menos, pero sí creemos que es la mejor manera en estos momentos. Esto no quiere decir que con el tiempo no se pueda ir cambiando para mejorarla en ese espíritu de que sea algo popular y participativo. La reflexión ha ido en base a diferentes premisas:

  • Tenía que ser un proceso en donde, de una manera u otra, en un momento u otro, la ciudadanía de Iruñea pudiese tomar parte. Y creo que la propuesta es lo más transparente en ese aspecto. Por un lado cualquier persona empadronada en la ciudad puede proponer, mediante el Registro, a la Mesa de los Sanfermines, en donde está representada la sociedad iruindarra con proyección en la organización de las fiestas, la persona o colectivo que crea más conveniente para lanzar el txupinazo. Es decir, cualquiera puede proponer.
  • La Mesa deberá elegir, mediante votación y por mayoría cualificada, de tres a cinco propuestas para elegir quién lanza el cohete. Tras un contraste con las personas y colectivos propuestos se hará pública la lista y se pondrá en marcha un proceso de votación para que la ciudadanía de Iruñea decida quién es la opción elegida. La votación se podrá hacer por medio de Internet, mediante un sistema adecuado y regulador y de manera presencial, un día, en diferentes espacios en todos los barrios. Es decir, cualquier persona podrá votar para elegir al lanzador o lanzadora.
  • Para que la Mesa pueda elegir una terna se hará en base a unas condiciones. No podrán elegirse opciones que sean partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales ni confesiones religiosas. Aparte de esto se asegurará la paridad de género a la hora de elegir a la persona que lo lance. Un año una mujer, otro un hombre.
  • Quien ostente la Alcaldía, como potestad suya que es, ratificará la decisión del pueblo. Como no puede ser de otra manera.

Es, para nosotras y nosotros, el mejor sistema en estos momentos, con una Mesa de transición y con un debate sobre el modelo festivo todavía por hacer. Más allá de que se pueda ir mejorando, creemos que es una propuesta que contará con el respaldo del gobierno municipal del cambio, con la mayoría social y que tiene muy pocos argumentos razonables a su contra para no asumirla. A no ser que, como el Régimen, se piense que el txupinazo debe seguir siendo un privilegio de unos pocos que, en su día, sustrajeron el acto al propio pueblo.

decenas

Hemos tenido un domingo agradable para pasear, echar el vermutico, algunos para estar tirados en el sofá y otros, incluso, para protestar. Y eso es lo que han hecho algunos al mediodía en la Plaza del Castillo, protestar. Protestar porque no les gusta la decisión del gobierno municipal de ampliar la oferta de escuelas infantiles en euskera desde el próximo curso. La verdad es que la protesta ha sido peculiar.

Foto de Maite Esporrín
Foto de Maite Esporrín

El Diario del Régimen opositor ha dicho que habían sido cientos de personas las que habían acudido, cuando, en realidad, han sido decenas. No es lo más importante del tema, pero es que es algo tan fácilmente constatable que produce sonrojo el intento de manipulación. Cualquiera de las fotos subidas a las redes sociales, que por cierto el Diario no ha puesto por ningún lado, deja bien claro que la convocatoria ha sido, más bien, un fracaso. Si a esto le añadimos que la mitad de los presentes no eran ni padres, ni madres, ni trabajadoras de las dos escuelas afectadas, si no representantes y miembros de UPN, PSN y PP, lo de hoy al mediodía, más que protesta se puede calificar como un acto de partidos y poco más. Yo si fuese padre afectado y en desacuerdo con la decisión me habría sentido utilizado por estos partidos. Por cierto en el periódico señalado decían que habían acudido “representantes de UPN, PP y PSN en el Ayuntamiento de Pamplona”, cuando todo el mundo sabe que el PP no tiene representación en el ayuntamiento iruindarra.

La pancarta que ha encabezado la quedada decía “Valemos todos. Euskararen alde konfrontaziorik ez”. Y la imagen ha sido la de ver a representantes de estos partidos tras una pancarta supuestamente a favor del euskera. Enfada que quienes han sido los artífices del apartheid contra el euskera en esta ciudad durante los últimos años digan ahora que defienden el euskera. Ellos que han hecho todo lo posible, con todos los medios a su alcance, para ir contra el euskera, contra la normalización de esta lengua oficial, contra los modelos educativos en euskera, contra los centros de aprendizaje de euskera, contra los derechos lingüísticos de decenas de miles de ciudadanas y ciudadanos, contra una lengua propia de Iruñea, ellos, ahora pretenden salir como defensores del euskera. Y lo presentan y politizan, de nuevo, como si esa normalización del euskera en la ciudad, como si los pasos que se están dando y se vayan a dar a favor de la lingua navarrorum fuesen elementos de confrontación. Un idioma, señoras y señores del Régimen, es un vehículo para la relación entre personas, para la realización de las personas y para la construcción de cualquier sociedad. El euskera es un vehículo para la convivencia que ustedes tratan de romper día sí y día también.

Y no. No valemos todos. Yo no puedo dar clases de francés porque no tengo nivel ni aptitudes para hacerlo. Y es que esa es la otra parte de la cuestión. Aquí lo que necesitamos son escuelas infantiles de calidad, tanto en castellano, como en euskera, como las supuestamente escuelas infantiles en inglés. La calidad debe ser la bandera de estas escuelas, una calidad que hay que exigir, comprobar y asegurar curso a curso. Hay muy buenas profesionales en la red de escuelas infantiles, pero cuidado, no nos confundamos. La profesionalidad, como en cualquier puesto de trabajo, hay que seguir garantizándola para los cometidos que se tienen que desempeñar. Por eso, para según que cosas, no valemos todos. Ni todas. Eso es otra muestra de demagogia y de manipulación que esos partidos hacen de todo este tema.